http://micropigmentacionvalencia.com/wp-content/uploads/2015/09/tatoo0-1140x215.jpg

Cada día es más frecuente la realización de tatuajes decorativos pero también crece la necesidad de quitarlos por motivos sociales o laborales. Antes esto no era sencillo ya que conllevaba la utilización de métodos agresivos (electrocoagulación, dermabrasión, etc...) que destruían la piel dejando cicatrices inaceptables.

ELIMINACIÓN DE TATUAJES CON LÁSER

Hoy en día la eliminación de tatuajes láser es la técnica elegida en la gran mayoría de estas pigmentaciones permanentes sin prácticamente dejar señal. El láser fragmenta las partículas de tinta en otras mucho más pequeñas que pueden ser eliminadas por el organismo confinando al máximo la lesión de los tejidos circundantes

Además no todos los láseres sirven, sino que los más adecuados son los sistemas Q-Switched. Los resultados y la técnica varían según se trate de un tatuaje realizado por un aficionado o por un profesional, de los colores que contenga, de la región corporal donde se encuentre y del tipo de piel. En el Instituto Valenciano de Micropigmentacion contamos con un láser específico para tatuajes: Neodimio-Yag Q-Switched con doblado de frecuencia que puede tratar todo tipo de tatuajes.

A la hora de determinar el tratamiento hay que evaluar individualmente a cada paciente. El color es uno de los aspectos a valorar. Los colores más fáciles de eliminar son los negros, azules y rojos, también púrpuras y anaranjados responden bien mientras que los verdes y amarillos son los más difíciles y se necesitan tratamientos adicionales para conseguir buenos resultados.

tatoo1
tatoo3
tatoo2

Cuando el paciente va a iniciar el tratamiento se le recomienda que no haya tomado previamente el sol, ya que estar moreno dificulta la penetración de la luz y aumenta la incidencia de efectos secundarios. Según la tolerancia individual se pude realizar el tratamiento sin anestesia, con anestesia efectiva tópica (un gel que se aplica con antelación).

Una vez tratado el tatuaje en la sesión (en pocos minutos) se aplica una pomada antibiótica y se cubre con un apósito que debe renovarse según indique el médico hasta la completa cicatrización. Al mes y medio aproximadamente se repetirá el tratamiento, necesitando en total de 4 a 8 sesiones para obtener el resultado final. Los efectos secundarios que pueden aparecer van a depender de la zona de piel (la región más problemática es la zona alta de la espalda y hombros) y de la predisposición individual del paciente.

¿Qué debemos saber?

El láser Q-Switched emite la luz en disparos muy cortos llamados pulsos. El impacto de la energía del pulso es similar al chasquido de una goma elástica o la salpicadura de aceite caliente sobre la piel. La gran mayoría de los pacientes no requiere anestesia.
El número de sesiones depende de la cantidad, el tipo de tinta que ha sido utilizada y la profundidad de la tinta en la piel. No es posible conocer con exactitud el numero de sesiones exactas para eliminar un tatuaje, ya que depende del propio organismo el proceso de la eliminación, y cada paciente puede necesitar un numero de sesiones variable.
No, las tintas oscuras (azul, negro) y la tinta roja se eliminan mejor. Las naranjas y las púrpuras normalmente también responden bien. Las tintas verdes y amarillas son las más difíciles de quitar, aunque con los nuevos equipos de los que disponemos se consiguen resultados muy satisfactorios.
En la mayoría de los casos sí. Se puede lograr la eliminación del 100% del tatuaje. En cualquier caso, es muy importante saber que se usan más de 100 tintas para tatuaje en el mundo sin regular. Sin conocer el tipo de tinta, la profundidad del tatuaje y cuánta tinta se usó para realizarlo, es imposible predecir la degradación que se va a producir de un tatuaje concreto.
Inmediatamente después de realizar el tratamiento, puede aparecer un enrojecimiento o inflamación, por lo que se aplica crema antinflamatoria al terminar el tratamiento y normalmente desaparece en 24-48h. Siguiendo las indicaciones post tratamiento de nuestros especialistas, no quedará ningún tipo de marca en la zona tratada.
Ocasionalmente pueden aparecer pequeños puntos de sangrado al realizar el tratamiento. Según el color del tatuaje tratado (rojo o verde) puede que la piel de la zona queda con aspecto apergaminado que con la aplicación de pomada antiséptica-antiinflamatoria se desprende en 10-15 días. En este intervalo de tiempo se debe evitar la exposición solar o de rayos UVA en la zona para evitar la hiperpigmentación de la misma, y en las 24h posteriores a la realización del tratamiento, evitar sauna o ejercicio intenso que aumente la sudoración. La zona tratada debe mantenerse limpia con la aplicación de los productos que le recomiende su médico. Se puede duchar al día siguiente de realizarse la sesión, pero sin frotar la zona tratada.